jueves, 21 de diciembre de 2017

DICIEMBRE 25




Foto

NAVIDAD…                    
Época de estar en familia.

Me resisto a creer que todavía exista en este mundo tan cambiante y moderno quien crea que la familia se compone solamente de personas con las cuales mantenemos un vínculo consanguíneo o legal.

 La familia va más allá de un simple vínculo otorgado por la vida misma, es un sentimiento de unidad, de pertenencia hacia otras personas presentes en cada uno de nuestros días.

Benditos sean los que tienen vínculos familiares consanguíneos y legales y además están unidos y se pertenecen sentimentalmente unos a otros formando así una verdadera familia.
Benditos sean, ya que tienen la dicha de no conocer experiencias diferentes, viven en la estable felicidad de que siempre sus seres queridos están cerca y el mundo que hay en torno a otros tipos de familias son para ellos simples historias de vidas ajenas.
Benditos sean, y agradecidos deberían disfrutar de tan deseada situación.

Qué creeremos de los niños que no crecen con sus progenitores pero están rodeados de verdadero cariño por parte de sus padres adoptivos? Acaso no es esa su verdadera familia?
Qué creeremos de los soldados que cumplen misiones a veces imposibles de las cuales quizás nunca regresen y cuentan con el apoyo incondicional de sus compañeros, defendiéndose y ayudándose unos a otros como si fueran hermanos de sangre? Acaso no forman en ese momento una verdadera familia?
Qué creeremos de los exiliados que por distintas circunstancias de su vida, les ha tocado vivir una cultura diferente alejados de sus “consanguíneos” más queridos? Ellos conocen nuevos amigos, personas que los aceptan sin prejuicios y a veces hasta se enamoran de alguien tan diferente en apariencia pero que por dentro comparten la misma forma de sentir. Acaso todas estas nuevas personas que los acogen con cariño no ocupan en su día a día el lugar de una familia tangible?
Y esto no es casualidad, es que los une un mutuo sentimiento de pertenencia, de cariño desinteresado, de comprensión auténtica, esos nuevos núcleos que se forman a través de los años, ésas son también las que yo considero verdaderas familias y que son con quienes da gusto compartir la Navidad.

No debemos olvidar que lamentablemente hay hermanos “de sangre” enemistados, padres o madres que no se dirigen la palabra con sus hijos o hijas, tantos vínculos familiares rotos por la incapacidad propia del ser humano de entenderse entre sí, por el egoísmo que aflora donde no debe, por la envidia que aparece tantas veces… cuántos consanguíneos apenas se conocen entre ellos?

También hay quienes se entristecen en Navidad por el recuerdo de alguien muy querido que ya no está en este espacio terrenal, hay quien no encuentra un motivo suficiente para celebrar.
Es por demás respetable su dolor y noblemente debemos acompañarles de corazón en su deseo de no solemnizarla.

La Navidad…
época de hablar sinceramente, de comunicarse con palabras; de salir a buscar y no sentarse a esperar para encontrar.

Sí,la Navidad… 
una época para estar con la familia, o lo que es lo mismo: con quien de verdad nos ama.



Autoría propia. cg
https://carlaguerrero-escribiendo.blogspot.com.es/2017/12/diciembre-25.html#links

sábado, 18 de noviembre de 2017

Versos Sencillos XVI



Tropecé con tu rostro y cayendo en tus ojos me perdí en tu mirada

 tropecé con tu sonrisa y cayendo en tu boca me perdí en tus besos

tropecé con tus manos y cayendo en tus brazos me perdí en tu piel

tropecé con tu silencio y cayendo en tu pecho me perdí en tu corazón.


cg

miércoles, 30 de agosto de 2017

DECÍAS


DECÍAS

Como dicen las espontáneas líneas de la foto sigue en mí tu recuerdo aunque hoy ya no te busco, es inútil.
He aprendido un poco de tu lógica ilógica... sabes qué? tenías razón, ¡otra vez! cuando me dijiste que si intentaba ser como tú buscando siempre la verdad ganaría más enemigos que admiradores.
Otro año ha pasado y aún tengo la imagen de tu vitalidad apagada tan injusta como tranquilamente, tanta juventud, tanta salud quebrantada por un absurdo accidente, los jóvenes nunca piensan que también los alcanza la señora sin rostro de la guadaña...
Entre las lágrimas vertidas por tí que al fin los años me han secado, se me escapa una sonrisa triste al recordar la suavidad con que tomabas mi mano y sabías calmar mis arrebatos caprichosos de adolescente apoyando mi oído contra tu pecho donde tus latidos eran el bálsamo que yo necesitaba, enseñándome que la fuerza de mi carácter solo me serviría como defensa de mi -según tú- blando corazón; que lo cuidara mucho decías... 

Decías...

Tus palabras certeras adelantadas a mis actos, impregnadas de la seguridad que les otorgaba tus experiencias vividas, salvaban a mi impetuosa personalidad del choque frontal contra el mundo mismo; era como si cada vez supieras lo que me iba a pasar, estábamos compenetrados en una profunda amistad en la que me brindabas un sincero amor filial.
Angustiado se ilumina mi rostro al recordar tus ojos soñadores, claros como el cielo, que siempre me hacían mirar hacia adelante aunque el brillo de tu mirada se iba apagando ante las heridas de una cruel realidad materializada en una cama de hospital.
Tanta juventud... tanta salud... el deporte motorizado... el que despeinaba tu desaliñada y dorada cabellera, el que te formaba el espléndido físico que acompañabas con la sensatez perfecta de una edad suficiente para guiarme, ese deporte fue el mismo que te traicionó... 

Nunca te dejé saber que me gustaba escribir, y hasta la fatídica noche en que elevaste tu alma al infinito no fui capaz de dedicarte unas sencillas líneas. 
No fui capaz... Eras mi modelo a seguir y te lo oculté cual un secreto inconfesable. Seguramente también me aclararías el trasfondo de mi inconsciente silencio. Quizás te hubiese alegrado saber que gracias a las letras podía canalizar todo ese ímpetu juvenil que me rezumaba a través de los poros.
Honrando tu memoria ilustro en la foto las palabras que brotaron desde el fondo de mi corazón moviendo mis manos mecánicamente la noche en la que desapareciste de la vida de todos los que te amábamos. 
El original quedó borroso por la tormenta de mi pena, lo transcribí para tí con la calma del día siguiente antes de que se borrara también de mi memoria.
Otra curiosidad, algo que no entiendo es que me brotan frases surrealistas tan coloridas que si no las garabateo al momento luego me abandonan por completo, es como si corriera por mis venas una especie de energía tan potente y a la vez tan fugaz como la luz de un rayo, es muy extraño.
Lo sé... no estás aquí para disipar mis dudas y esto nunca te lo dije.
Me habías enseñado a vivir con mis dudas y aunque he aprendido mucho de tí no ha sido todo lo que me hubiese gustado, tengo aún tantas carencias a pesar de contar ahora con algunos años más de los que tú tenías cuando te fuiste.

Esas lágrimas que ya no brotan se han transformado en comprensión hacia las personas, en resignación de lo que no puedo cambiar, en un saber estar con la cabeza alta ante cada dificultad y en dejar entrar en mi hermético corazón a quien creo que lo merece.
Decías que no me aferrara a nada y lo estoy logrando, que no me ligara a sentimientos perpetuos porque nadie se aferraría a mí ni siquiera tú y yo no concebía en ese entonces la idea de que me dejaras.

Ha pasado muy cerquita de mí un incidente muy grave, y me ha hecho valorar aún más la vida que antes; de pensar que solo por casualidad no estaba paseando en el trágico lugar a esa fatídica hora se me eriza la piel y recuerdo tus enseñanzas: vive el hoy, disfruta del hoy, alégrate con tu salud, comparte, ríe, aprovecha tus oportunidades, pues solo eso te llevarás. 
Y lo que tú te llevaste fue gran parte de mi corazón.
Por qué te fuiste?? acaso querías enseñarme que no solo los viejos o enfermos mueren?
Por qué no me fui yo si estábamos juntos en el lugar y momento?? a veces creo que hubiera sido mejor...
Todavía no he recobrado el valor para volver a subir a otro vehículo de dos ruedas con 750 cc, cuando las veo te recuerdo en el suelo, a mí volando por el aire y cayendo en la hierba blanda mientras tú aparecías en el pavimento en medio de un charco rojo donde el líquido que te daba la vida te abandonaba a la misma gran velocidad con la que recorrías las carreteras.

A pesar de que aquella vez dejé escrito que te buscaría de noche, al alba o en el viento; hoy la vida me pide que me haga libre de tí y que cese mi búsqueda. Lo intento a través de estas líneas. Y... sabes? numerosos otoños han pasado ya desde que tuve tu mirada azul clavada en la mía por última vez y no te olvido, pero ya no te busco.
Es hora de seguir adelante, de guardarte muy en el fondo de mi corazón para dejar atrás esta melancolía; aplicaré así por última vez tus enseñanzas: siempre seguir adelante, decías.
Pero es hora de seguir sola y no sé si podré, aunque tú me harías creer que sí.

Cada vez que alguna noche estrellada me abraza sonrío serenamente para mis adentros porque su brillo me llena de paz y aunque muchas noches me dormí soñándote ya no te busco en las estrellas pues sé que desde allí me contemplas, sé que vives allí...

Autoría propia - cg



jueves, 10 de agosto de 2017

Se cumplen los sueños o no?



(a Carla con un beso José L Perales)

Miradas Libres está destinado a ser un espacio de fotografías con pocas palabras, destinado a hacer honor a su nombre, para que miréis de forma libre y pueda volar vuestra imaginación.
Así que sin intención de castigar con mis letras interminables a las nobles y valientes almas que se atreven a leer lo que escribo no haré otra cosa más que desearles una muy Feliz Navidad a todos y todas. 

(Bueno, la verdad es que no puedo conmigo misma ja! y aquí va el rollo... )

Cada uno tenemos nuestra manera de vivir la Navidad y todas son aceptables, qué nos depararía la vida si no nos aceptáramos entre nosotros mismos!
En una fecha tan especial que podrá ser alegre o triste, que se vivirá con ilusión o con nerviosismo, pero sin duda que con la mente puesta en nuestros deseos más íntimos, he elegido ese emotivo vídeo de Navidad de un gran cantante y compositor que dejo en mi página porque derrocha sentimiento; que es lo que más me gusta de las personas, lo emotivas que pueden llegar a ser, lo dulces, lo entrañables... eso es lo importante para mí, los escasos conocidos que tengo lo saben. 

De la mano de este -una vez más- emotivo artista os comparto la foto de esta entrada que no es la clásica estampa del 25 de diciembre sino una foto que es uno de mis tesoros más preciados: la de mi cantante preferido con un autógrafo personalizado, porque encierra para esta humilde mortal de nombre Carla un sueño cumplido como es conocer al artista favorito, ya que me la regaló junto a unos minutos de su ajetreada vida cuando me permitió hablar con él personalmente y pude comprobar lo "emotivo" que es también como ser humano.

Corría el año 2005, donde no existía el tan común y actual selfie, en el que no sabíamos de los smartphones ni siquiera el nombre cuando tuve que atravesar toda una gran ciudad en transporte público con el reloj en mi contra para llegar al "aquí y ahora" del lugar donde estaba. 

La guardo con muchísimo cariño y como no la enseño a nadie fuera de casa para que no se me extravíe (y dentro según a quien porque suscita más críticas que ternura) la publico para que todos la podáis ver y quizás a través de ella llegue a algún corazón que lo necesite la ilusión certera de que los sueños pueden cumplirse...  
FELIZ NAVIDAD.
cg

sábado, 15 de julio de 2017

FRAGMENTO


........................................................
y por el camino fui encontrando
respuestas ausentes de rostros amargos
opiniones esquivas, envidias y llantos.
Otras inspiradas iban derramando
sabios consejos, juegos y cantos
también descubrí almas altruistas
pintando sonrisas en rostros ajenos
sembrando frescura cual bohemios artistas...

Muy dura cruzada
 intentar ser normal
en un mundo mezquino
 donde todos toman
sin preocuparse por dar
..........................................................


cg

miércoles, 24 de mayo de 2017

NUESTRO VIVIR


Cuál es la mitad de la vida?
a veces temo preguntar
algún anciano me responde
te falta aún mucho para llegar
pero al recordar la Naturaleza
que tantas almas va sesgando
que se pierden por el camino
me gana de súbito el pánico
de no cumplir mi cometido.

Para qué vivimos en este mundo
de relojes inventados
creyéndonos dueños del tiempo
intentando sus horas medir
ignorando que solo él nos quita
rápidamente nuestro vivir.

Siguiendo un paradigma 
de vida que nos imponen
confundimos a la razón
diciéndole lo que es útil
convencemos al corazón
del trayecto a escoger
mirando el qué dirán
aquello no, está mal
esto sí, está bien.

Sobrevivir es un instinto
que nos ciega sin piedad
persiguiendo iguales metas
nos olvidamos de soñar
y nos enseñan como felicidad
la permanencia de la especie...
cómo nos vienen a engañar!

De jóvenes nunca pensamos
cuando será nuestro final
de adultos lo alejamos
creyendo así vivir más
y mientras tanto el reloj
con dura alma de metal
sincroniza con el Destino
las décadas que nos dará
sin preguntarnos si hemos cumplido:
ser felices de verdad.

                                                                                        
                                                                                        cg